El premio por los Derechos Humanos en su octava edición denominado en esta oportunidad ‘Todos y todas somos defensores de los DDHH’, coordinado por la Embajada de Canadá y el Centro para la Paz y los DDHH de la Universidad Central de Venezuela, fue adjudicado  por vez primera a una educadora popular de la zona de Petare, miembro voluntariado de Fe y Alegría, Trina Bajo. 

Este galardón fue creado en el año 2009, y su entrega estuvo a cargo del embajador de Canadá, Ben Rowswell y el padre Raúl Herrera del Centro para la Paz de la UCV.

En este sentido, el padre Herrera considera que el premio es la continuidad de una historia de vida, es la dedicación en la defensa de los derechos del hombre, es una adaptación de lo jurídico a la realidad, siendo la primera vez que lo recibe una educadora popular de la zona de Petare, miembro del voluntariado de Fe y Alegría, Trina Bajo.

“El Premio de Derechos Humanos es importante porque ayuda a visibilizar nacional e internacionalmente la labor de quienes trabajan a favor de la promoción y defensa de los Derechos Humanos”, exclamó”.

Por su parte, el embajador de Canadá Ben Rowswell, aseveró que, “lo que queremos  subrayar con este premio es nuestra preocupación por la defensa de los DDHH y estamos seguro que Venezuela también se preocupa, tal y como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos y demás pactos en la materia, aunque de vez en cuando no coincidamos en la forma  de abordarlos en algunos casos”.

“Nuestro propósito es instituir una fuente del derecho entre ambos países, para que las experiencias de los defensores tanto de Canadá como de  Venezuela, puedan ser enseñanzas para otros en pro de los DDHH, por eso el ganador del premio tiene la oportunidad de visitar nuestro país a los fines de que se dé un  intercambio de  realidades entre ambos países”, afirmó.

 El jurado este año fue presidido por el Padre Raúl Herrera, s.j. (Director, Centro para la Paz “Padre Luis María Olaso” UCV) y estuvo conformado por personalidades del ámbito de los derechos humanos en Venezuela como: Luisa Pernalete, Laura Roldán, Francisco Valencia, Padre Armando Janssen, Keymer Ávila, y por la Embajada de Canadá, Craig Kowalik (Consejero).

El acto de entrega fue en la Embajada de Canadá en Venezuela, con una concurrida participación de la diplomacia, organizaciones no gubernamentales, periodistas y miembros de universidades del país. Entre los personajes seleccionados para recibir tan preciado homenaje, de donde se desprenden  cuatro menciones y un ganador, están:

  • José Gregorio Delgado, de profesión abogado dedicado a la asesoría, formación y defensa de los derechos de los discapacitados, miembro activo de diferentes Asociaciones no gubernamentales merideñas, quien además  ha participado en las reformas de la Ley para las Personas con Discapacidad. (PRIMERA CATEGORIA)
  • Willians Requejo Orobio, activista por más de 20 años en la promoción de la Paz en las comunidades de Catia, presidente de la Asociación Vecinal para la Participación Vecinal. (SEGUNDA CATEGORIA)
  • Kerlys Hernández,  con más de 12 años de dedicación en los procesos formativos en materia de los derechos de niños y adolescentes en los centros educativos públicos y privados. (TERCERA CATEGORIA)
  • Henderson Colina, referente en las luchas ecológicas y libertades de las comunidades en el estado Falcón, todo lo cual ha permitido que el criterio ambiental y respeto a las formas de la vida ancestral se respeten como parte del patrimonio cultural y los derechos fundamentales. (CUARTA CATEGORIA)
  • Trina Bajo, con 38 años de experiencia, quien con su constancia es ejemplo de la calidad humana que todos los seres humanos deben ejercer en la lucha por preservar la solidaridad, la paz,  la libertad, la justicia y la cultura democrática, como una ineludible tarea de los educadores populares de todos los barrios caraqueños. (GANADORA DEL PREMIO)

 

Nota de Prensa

Comments

comments