El Vaticano se apresta a sumarse a la mesa de diálogo en Venezuela para destrabar la crisis. Primero la oposición y más recientemente, de modo verbal, el gobierno, pidieron su intervención. Pero el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, confirmó ayer que la Santa Sede espera un pedido formal de Nicolás Maduro, que se demora, para comenzar a actuar. Acaso porque, según fuentes de la curia romana consultadas por este enviado (El Clarín de Argentina), el Vaticano quiere que el referéndum para determinar si el gobierno seguirá o no se haga antes lo antes posible, cosa a la que el Ejecutivo venezolano se resiste.

En diálogo con Clarín en Cracovia, donde acompaña al Papa en su visita a Polonia, Parolin no dio otros detalles de la mediación en ciernes, pese a ser el jefe de la diplomacia vaticana (o acaso por eso) y a que antes de ser llamado por el Papa Francisco para ocupar el actual cargo era Nuncio Apostólico (embajador) en Venezuela, por lo que conoce a la perfección la situación del país caribeño y sería una pieza clave de la intervención vaticana. Una intervención que podría sacar del empantanamiento a la actual mesa de diálogo compuesta por tres ex presidentes: el panameño Martín Torrijos, el dominicano Leonel Fernández y el español José Luis Rodríguez Zapatero.

Seguir leyendo: El Clarín

Comments

comments