Por Flor S. Morales

Después del 30 de julio vendrán días decisivos para el país y sobre cada uno de nosotros recaerá la satisfacción de haber colaborado a dar un paso hacia la luz y la esperanza para recuperar a Venezuela. Ella espera con ansias que tendamos nuestras manos para abrazarla y curar sus heridas con amor, fe, lucha y trabajo.

Ánimo Venezuela, ¡resiste! Lograremos rescatarte gracias a la resistencia y a tus nuevos libertadores ¡Serás libre! Volverás a ser esa tierra que añoramos y que en sus buenos tiempos nos entregó tantas bellezas, alegrías y bondades.

¡Dios está contigo, mi amada Venezuela!

Comments

comments