Tenemos una inmensa labor sobre nuestros hombros.

Por Ricardo Sánchez-Silva
@RicardoLoDice

Estoy muy agradecido con Dios y la vida por la oportunidad de superarme en los EE.UU., un país construido por inmigrantes, que trabajan de sol a sol. En esta oportunidad, ganar el premio de Oro de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP), junto a otro más de plata y tres de bronce (dentro del que está un editorial sobre Venezuela), es un honor para mí.

Comparto esta alegría con todos mis paisanos, pues sé que la diáspora venezolana está trabajando duro frente a la mayor crisis política, económica y social (HUMANITARIA) que ha vivido nuestro país en su historia republicana.

A mis colegas periodistas que están en este país o en cualquier otro, fuera de nuestra hermosa patria, que quizás como muchos otros profesionales, no están ejerciendo su carrera en algún medio, los motivo a no dejar de contar historias. El trabajo dignifica, no importa lo que estén haciendo (yo no llegué a USA con trabajo asegurado en un medio), siempre pueden hacer sentir sus voces: abran un blog, un canal de YouTube, usen las redes sociales como canales de difusión, pero no se autocensuren. Cuenten historias, narren lo que viven, por lo que las minorías en sus entornos tienen que pasar, expresen sus opiniones, rompan barreras… Aprovechen la tecnología a su favor. Somos excelentes profesionales, ¡demostrémoslo!

Creo firmemente en que hay formas de hacer sentir a nuestros hermanos orgullosos de ser venezolanos, de trabajar por el país, cada quien desde nuestras trincheras, de aportar un granito de arena para lo que será la refundación de la República y rescate de la memoria histórica. No podemos dejar que las futuras generaciones desconozcan todo lo que pasó y está sucediendo.

Tenemos una inmensa labor sobre nuestros hombros. Particularmente, siento que podemos hacer un gran aporte al periodismo en español en EE.UU., que necesita crecer aún mucho más, ¿por qué no apostar al periodismo independiente? ¡Hagamos la diferencia!

Tal como ya lo publiqué en mis redes, este premio lo dedico a Dios primeramente, a mi mamá Flor, mi abuela Carmen, a toda mi familia y mi amada Venezuela ¡Serás libre! También vaya la dedicatoria para mi Alma Mater, la Universidad Católica Andrés Bello.

Siempre estaré ORGULLOSO de ser venezolano. #VenezuelaLibre

Columna Editorial Destacada se llevó el Bronce con el artículo “Venezuela: Fraude constituyente, hambre y sangre”.

(Visitado 6 veces, 1 visitas hoy)

Comments

comments